La Ruta del Aceite de la Terra Alta empieza en la comarca de Arnes, a la altura del refugio del molino del aceite convertido recientemente en punto de información turística.

Desde aquí y siguiendo la carretera T-330, la ruta continúa hasta llegar a la pista que va al Mas de la Franqueta (Horta de Sant Joan) que lleva a la partida de los Viarnets, donde se pueden contemplar campos de olivos de la variedad empeltre.

El siguiente punto donde detenerse es el olivo El Parot, olivo bimilenario. Lo Parot es un olivo milenario situado en las afueras de Horta de Sant Joan. Fue declarado árbol monumental y tiene unos 8 metros de altura y un perímetro de tronco de 15 m. Los ciudadanos aseguran que es el árbol más viejo de Cataluña, con 2.000 años de vida. Es un olivo de una variedad desconocida hoy en día, que se caracteriza por tener las hojas y el fruto algo más alargados que la variedad denominada Empeltre, cultivada tradicionalmente en toda la comarca.

La ruta continúa por la carretera T-334 hasta Bot donde, en los alrededores del municipio y muy cerca de la Vía verde, se encuentran los restos del molino de la villa. Desde Bot hay que ir hasta Caseres donde se propone la visita a una finca de olivos para contemplar el resultado de los trabajos agrícolas en el cultivo del olivo.

A continuación, la ruta transcurre hacia Batea, donde se propone la visita a una finca donde se cultiva la variedad arbequina en la modalidad de superintensivo. De aquí la ruta sigue hacia Vilalba dels Arcs y la Pobla de Massaluca donde, en este último municipio, se puede visitar un molino de aceite moderno.

La próxima parada de la ruta del aceite es en el municipio de La Fatarella, y dentro de la partida de los Raïmats, donde se puede contemplar una plantación de olivo arbequina. Habiendo visitado la Fatarella, la ruta sigue dirección al municipio de Gandesa, donde es obligada la visita al espacio del vino y del aceite. El último municipio de la ruta del aceite por la Terra Alta es el Pinell de Brai, donde sobresale la bodega cooperativa modernista Cèsar Martinell, en cuyo interior se encuentra un antiguo molino de prensa neumática.

 

ACTIVIDADES ADICIONALES: